es Voces de China
N° 28 | 09.01.2022
Foto aérea sacada el 28 de abril de 2020, que muestra la vista de una zona de alivio de pobreza para el pueblo Baiku Yao en el condado de Nandan, región autónoma de Guangxi Zhuang en el sur de China. [Xinhua/Cao Yiming]
Comprender la evolución de la Nueva Guerra Fría
Wen Tiejun
Wen Tiejun (温铁军) es un experto en asuntos rurales de China y profesor en la Universidad de Renmin.

Ante la actitud confrontativa de la “Nueva Guerra Fría” lanzada por Estados Unidos en los últimos años, Wen Tiejun analiza sus características, y la evolución histórica de la Guerra Fría original. El concepto apareció por primera vez en el año 2001, y tiene sus raíces en el “choque de civilizaciones” de Samuel P. Huntington, quien argumentó que las guerras en la pos Guerra Fría serían peleadas entre culturas más que entre países. En particular, entre 2018 y 2019, la Nueva Guerra Fría se convirtió en un concepto ideológico formulado por un grupo de políticos estadounidenses que vivieron la Guerra Fría, como Bannon y Pompeo. La Nueva Guerra Fría está marcada por incidentes irracionales, incluyendo el cierre de consulados chinos en EE.UU. y restricciones al ingreso de familiares de cuadros del PCCH. A diferencia de la Guerra Fría, que tuvo lugar en la era del capital industrial, la Nueva Guerra Fría sucede en la era del capital financiero. El sistema financiero global está dominado por el dólar estadounidense, que se convirtió en la divisa de reserva y de liquidación del comercio internacional. Además de su moneda, Estados Unidos mantiene su hegemonía a través de su poder militar y discursivo, y del sistema institucional. Sin embargo, la credibilidad del dólar estadounidense ha declinado desde la crisis financiera del 2008. Por otro lado, China incrementó su escala de producción, la expansión de capital, y la internacionalización del Yuan Chino (RMB), representando un desafío para el dólar estadounidense. Por ejemplo, con la promoción de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por su sigla en inglés), China estableció acuerdos bilaterales de swaps de monedas e invirtió sustancialmente en África y América Latina. Estas acciones hicieron que EE.UU. vea a China como un enemigo. Según Wen, debido al culto prevaleciente a la ideología e instituciones estadounidenses, China no está preparada para lidiar con el desafío de una Nueva Guerra Fría irracional desde un punto de vista ideológico, institucional y discursivo. Wen sugiere que China debería aprender seriamente de las sanciones de Occidente, hacer ajustes integrales en ideología, acción y estrategia, y estar preparada para tres años de tiempos difíciles, como el Gobierno Central propuso.

Por qué no hay asentamientos urbanos precarios en China
Lu Xinyu
Lu Xinyu (吕新雨) es profesor y director del ECNU, Centro Cornel de Humanidades Comparadas de la Universidad Normal del Este de China.

El gobierno chino está comprometido con la revitalización rural y la reducción de la brecha de ingresos urbanos-rurales y el desarrollo desbalanceado. Lu Xinyu señala que el problema del desarrollo descoordinado entre las zonas rurales y urbanas todavía existe a nivel global. Ningún país, ni siquiera los países desarrollados han completado su proceso de industrialización e integración de áreas urbanas y rurales. Por ejemplo, los conflictos raciales actuales en Estados Unidos tienen sus raíces en asuntos agrícolas y campesinos. A medida que la modernización agrícola empujó a los agricultores de las plantaciones sureñas hacia las ciudades, los problemas rurales se transformaron en conflictos urbanos y raciales. En China, sin embargo, la gente no ha visto la aparición de asentamientos urbanos precarios, por el contrario, ha habido un achicamiento de la brecha entre zonas urbanas y rurales. Según Lu, esta realidad indica que China no está siguiendo los patrones de urbanización occidentales. En China se implementan dos sistemas de propiedad de la tierra: en áreas urbanas, la tierra es propiedad del Estado, mientras que en áreas rurales es propiedad de colectivos rurales. Gracias al sistema socialista de distribución de vivienda, la vivienda urbana se comercializó y capitalizó por igual para que todos tuvieran un lugar donde vivir. En áreas rurales, desde que el sistema de contrato de responsabilidad se estableció oficialmente en 1982, la propiedad colectiva de la tierra rural ha sido una parte esencial del sistema socialista de China, en el que son protegidos los derechos de propiedad de la tierra de los campesinos y de la comunidad. Actualmente, China está impulsando la transferencia de derechos de gestión de las tierras rurales contratadas para maximizar el rendimiento ante la creciente cantidad de tierras desocupadas causada por la migración del campo a la ciudad. La autora advierte que la medida podría llevar a la aparición de nuevos asentamientos precarios en las ciudades de China si un gran número de agricultores sin tierra se mudara a las ciudades sin empleo. Lu propone el concepto de”Neo Ruralismo” como una forma de reconstruir las relaciones campo-ciudad y abordar el problema del desarrollo descoordinado.

La política detrás del “metaverso”
Xiong Jie
Xiong Jie (熊节) es investigador senior y experto en transformación digital del Instituto de Desarrollo de Calidad de Sichuan.

La ley antimonopolio tuvo su primera enmienda en 13 años, específicamente en respuesta a las prácticas monopólicas en la economía digital. Mientras hay expertos legales que dicen que las sanciones antimonopólicas para las plataformas digitales carecen de operatividad, Xiong Jie responde en una entrevista que la gobernanza en China siempre ha sido un proceso de orientación, experimentación y respuesta. La ley se convertirá en un nuevo desafío para las plataformas, especialmente en la definición y la gestión de la propiedad de datos. Dado que los datos y el tráfico son creados por los usuarios, y las compañías de plataforma también son colectores y usuarios de datos, ¿dónde están los límites del uso de datos? La legislación ayuda a enseñarle al público, las plataformas y a todas las partes involucradas acerca de los “juegos” en los que están involucrados. En este proceso, se clarifican los límites y se generan nuevas reglas, y eso es una muestra de la democracia socialista. Recientemente, el concepto de “metaverso” (元宇宙 yuán yǔzhòu) -impulsado por Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook- ganó mucha atención. Según Xiong, este concepto es parte de una mentalidad colonial que busca crear una “tierra sin leyes” para definir las reglas y monopolizar la interpretación de esas reglas. En China, internet no es un espacio fuera de la ley, es una parte integral de todo el espacio social y el país tiene que regularlo con el principio de equidad, democracia y prosperidad común. Al mismo tiempo que promueven el “espíritu de internet”, los gigantes de internet occidentales han intervenido en política, manipulado elecciones presidenciales y mantenido lazos cercanos con el gobierno y el ejército. Google, por ejemplo, está estrechamente asociada con la investigación financiada por el ejército estadounidense. Xiong cree que la raíz de la gobernanza de internet se encuentra en racionalizar los derechos de propiedad de los datos y en la asignación de derechos de propiedad, uso, disposición e ingresos derivados de los datos. En comparación con los países de Occidente, China tiene la ventaja de un sistema político que puede innovar y avanzar a partir de los intereses fundamentales de la mayoría de las personas, utilizando un modelo de gobernanza científica y las ventajas de la infraestructura de información.

El desafío que plantea el proyecto de Starlink a la seguridad espacial internacional
Yu Nanping
Yu Nanping (余南平) es profesor del Instituto de Relaciones Internacionales y Desarrollo Regional de la Universidad Normal del Este de China.
Yan Jiajie
Yan Jiajie (严佳杰) es doctorando del Instituto de Relaciones Internacionales y Desarrollo Regional de la Universidad Normal del Este de China.

Los satélites de SpaceX, manufacturera aeroespacial de Estados Unidos fundada por Elon Musk, se acercaron a la estación espacial de China dos veces en 2021, suponiendo un peligro para la seguridad y la salud de los astronautas a bordo de la estación espacial china. El programa de Starlink, una constelación de satélites de internet propuesta por SpaceX en 2015, es un paso clave de la implementación del plan espacial estratégico de Estados Unidos. El programa espera lanzar 12,000 satélites de órbita terrestre baja (OTB) para 2027, alcanzando una totalidad de 42,000 satélites en el proyecto de tres etapas. Hasta el 24 de marzo de 2021, la empresa había logrado lanzar 25 lotes con un total de 1,385 satélites. Yu Nanping y Yan Jiajie notaron que no se ha prestado suficiente atención al impacto que tiene el proyecto de Starlink en los asuntos de seguridad nacional e internacional. Gracias a una larga asociación con el ejército estadounidense, SpaceX ha adoptado un modelo de “civil a militar” (民转军用 mín zhuǎn jūnyòng) en lugar de “militar a civil” ( 军转民用jūn zhuǎn mínyòng) de la industria aeroespacial estadounidense en el siglo XX. Por ejemplo, el 5 de octubre de 2020, SpaceX firmó un contrato de 149 millones de dólares con la Agencia de Desarrollo Espacial del Departamento de Defensa de Estados Unidos para construir cuatro satélites de detección y seguimiento de misiles balísticos e hipersónicos para el ejército. Por eso, el proyecto de Starlink tiene implicaciones estratégicas y militares trascendentales por detrás. Si este proyecto se aplica a gran escala en el área militar, se fortalecerán las capacidades de comunicación por satélite y de combate no tripulado del ejército estadounidense. Según los autores, más de 40,000 satélites, equivalentes a 40,000 cámaras de alta definición colgando en el aire para siempre, pueden plantear una amenaza considerable a la seguridad de defensa nacional de otros países. Todos los satélites de ultramar que cubren un tercer país están cualificados para llevar a cabo servicios de satélite de internet dentro de ese territorio sin someterse a la supervisión y regulación del país. Por eso, Starlink, como un servicio de internet de satélite estadounidense, puede obtener la información de otros países, poniendo su soberanía nacional en riesgo. La gran cantidad de satélites de Starlink supondrán un gran desafío para el uso pacífico del espacio, amenazarán a la existencia de otros satélites y afectarán el plan de la humanidad de lanzar satélites de órbita alta al espacio. Esto afectará significativamente la exploración e investigación científica de la comunidad astronómica, lo que tendrá una influencia negativa en la prevención de desastres naturales y la observación meteorológica.

El legado de Zhou Enlai en la Iniciativa de la Franja y la Ruta
Han Tongyou
Han Tongyou (韩同友) es miembro del Comité Permanente del Comité del Partido y vicepresidente de la Universidad Normal de Huaiyin.
Xu Zhengfei
Xu Zhengfei (徐正飞) es director de la Oficina de Asuntos Académicos del Instituto de Tecnología de Huaiyin.

El 8 de enero de este año se cumple el 46° aniversario del fallecimiento del Primer Ministro Zhou Enlai. En este artículo, Han Tongyou y Xu Zhengfei señalan que durante su mandato como Primer Ministro (1949-1976) y como Ministro de Asuntos Exteriores (1949-1958) de la República Popular China (RPC), Zhou visitó personalmente más de 18 países a lo largo de la Franja y la Ruta (一带一路 yīdài yīlù) y estableció relaciones diplomáticas con más de 36 países. Esto creó un nuevo camino para la diplomacia china, teniendo un impacto práctico tanto en la implementación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) de hoy como en la promoción de una comunidad de futuro compartido para la humanidad (人类命运共同体 rénlèi mìngyùn gòngtóngtǐ). Han y Xu destacan tres características principales de las actividades de asuntos exteriores de Zhou a lo largo de la Franja y la Ruta. Primero, Zhou personificó la unidad del patriotismo y el internacionalismo. En los primeros años tras la fundación de la RPC, China buscó una política exterior desequilibrada, solamente estableciendo relaciones internacionales dentro del campo socialista. Zhou abogó por el espíritu del internacionalismo, el establecimiento de un frente unido, y el apoyo activo a las luchas por la independencia y liberación en los países en vía de desarrollo, como la resistencia a Francia en Vietnam, a Estados Unidos en Corea y al Reino Unido y Francia en Egipto. También ayudó a brindar asistencia económica y técnica a Vietnam, Mongolia, Camboya y otros países asiáticos y africanos, así como propuso los “Ocho Principios para la Ayuda Exterior”, que incluyen “nunca agregar condiciones”. Segundo, Zhou enfatizó la importancia de aprender y abogó por aprender de las fortalezas de todos los países, no solo de la Unión Soviética, sino también de los países pacíficos y neutrales. Por ejemplo, le dijo a los artistas del Grupo de Canto y Baile de Xinjiang que fueron a África que aprendieran del continente con una mentalidad abierta y que nunca tuvieran una mentalidad de potencia. Tercero, Zhou Enlai se dedicó a crear un entorno internacional pacífico y estable. Basado en el pensamiento de Lenin sobre la coexistencia pacífica, Zhou tomó la iniciativa de proponer los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica (和平共处五项原则 hépíng gòngchǔ wǔ xiàng yuánzé), utilizándolos para resolver los problemas fronterizos con los países vecinos como Myanmar, Nepal y Afganistán. Los autores afirman que las ideas diplomáticas de Zhou tuvieron una profunda influencia en la política China. Entre ellas, las ideas de coexistencia pacífica y desarrollo común son las metas fundamentales a largo plazo de la IFR de China. Además, la visión de Xi Jinping de “construir una comunidad de futuro compartido para la humanidad” también es una continuación de las ideas de diplomacia pacífica de Zhou.

Suscríbase a Voces de China. El boletín es publicado cada domingo en inglés, español y portugués.Descargue el PDF de los artículos completos (automáticamente traducidos). El equipo editorial de Dongsheng no necesariamente comparte las opiniones de los artículos.

Siga nuestras redes sociales: