es Voces de China
N° 25 | 19.12.2021
Una inmunoglobulina específica para el COVID-19, que es un anticuerpo policlonal, desarrollado por Sinopharm. [CFP]
Cómo funciona el Nuevo Sistema para Toda la Nación de China: un estudio de caso sobre el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19
Hu Yinglian
Hu Yinglian (胡颖廉) es profesor en el Departamento de Civilización Social y Ecológica de la Escuela del Partido del Comité Central del Partido Comunista de China (Academia Nacional de Gobernanza).

Según la OMS, un total de 326 vacunas se encontraban en activa investigación y desarrollo (I+D) en el mundo al 19 de noviembre de 2021. Las vacunas chinas representan 14 de las 38 que están en Fase III y Fase IV de pruebas clínicas. ¿Cómo puede China, cuya innovación en I+D de vacunas es más débil que la de los países desarrollados, liderar el desarrollo de vacunas contra el COVID-19? Según Hu Yinglian, el nuevo sistema para toda la nación (新型举国体制 xīnxíng jǔguó tǐzhì), que concentra esfuerzos y recursos en empresas nacionales clave, ha jugado un rol muy activo en el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19. Este sistema para toda la nación tiene una larga historia de avances en el desarrollo científico del país, desde “dos bombas, un satélite” (两弹一星liǎng dàn yì xīng), el proyecto nuclear y espacial de la era Mao, hasta el programa chino de exploración lunar de los últimos años. En relación al desarrollo de la vacuna contra el COVID-19, Hu describe cómo ha funcionado este sistema en tres niveles. En el primer nivel de toma de decisiones nacionales, se requiere a las unidades de I+D que “no cuenten los beneficios económicos sino solo la salud del pueblo” en el desarrollo de la nueva vacuna, y brinda una protección financiera especial. Para incrementar la tasa de éxito de la investigación de vacunas, el Estado se concentró en apoyar 5 hojas de ruta tecnológicas (技术路线 jìshù lùxiàn) y 12 tareas de I+D sobre vacunas. Además estableció un equipo especial de I+D para la vacuna (疫苗研发专班 yìmiáo yánfā zhuān bān), asociado al Consejo de Estado, para seleccionar empresas tanto privadas como públicas para promover la investigación. El compromiso del país para establecer una reserva de vacunas y declararlas como un bien público global ayudó a generar incentivos positivos y expectativas estables para las unidades de investigación. En segundo lugar, el rol de los departamentos de gobierno a nivel ejecutivo. El equipo especial de I+D de vacunas informa directamente al Vice Primer Ministro. Este equipo se compone de autoridades de gobierno de una docena de departamentos incluyendo la Comisión Nacional de Salud, el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y de la Administración Nacional de Productos Médicos. El sistema colaborativo nacional destaca la fortaleza profesional de cada departamento y además previene el aislamiento entre ellos, permitiendo a los departamentos de gobierno, compañías de I+D, instituciones de control de enfermedades, y laboratorios animales trabajar juntos, de manera eficiente y sin problemas. Por ejemplo, el Ministerio de Ciencia y Tecnología confía en las ventajas a largo plazo de estar integrado en las redes industriales para introducir un tipo de “carrera” para la investigación científica. Esto alienta la investigación y el desarrollo independiente, la competencia entre empresas, y apoya a las empresas más capaces y más rápidas. En un tercer nivel, se encuentra el rol de las empresas como implementadoras de la I+D. Las unidades de investigación y desarrollo, principalmente empresas, son muy conscientes de las oportunidades de mercado que emergen de grandes crisis de salud pública y están motivadas por las decisiones nacionales de invertir en I+D en vacunas. Por ejemplo, el 19 de enero de 2020, Sinopharm estableció un grupo líder para la I+D científica y organizó tres institutos de investigación para desarrollar vacunas en dos hojas de ruta tecnológica: vacunas de virus completo inactivado y vacunas de proteínas recombinadas. La lógica de la empresa es integrar la demanda de mercado con la estrategia nacional luchando por el apoyo de las políticas.

¿Cuál es el plan económico de China para el 2022? Una interpretación de la reunión económica clave de China
Han Wenxiu
Han Wenxiu (韩文秀) es subdirector de la Oficina de la Comisión Central de Asuntos Económicos y Financieros.
Ning Jizhe
Ning Jizhe (宁吉喆) es director de la Oficina Nacional de Estadísticas de China.

Entre el 8 y el 10 de diciembre, China sostuvo su Conferencia Central de Trabajo Económico anual, que marcó la pauta para el desarrollo económico nacional para el 2022. En la conferencia, los máximos líderes de China advirtieron sobre la presión económica a la baja, y enfatizaron la importancia de la estabilidad (稳 wěn) para el año próximo. Han Wenxiu y Ning Jizhe explican que la economía de China se enfrenta a una triple presión que incluye la reducción de la demanda, shocks de oferta y el debilitamiento de las expectativas. Por lo tanto, durante el año que viene, China priorizará la estabilidad económica, mencionada 25 veces en la declaración oficial, e instará a todas las regiones y agencias a asumir la responsabilidad de mantener esta tarea económica y misión política. En lugar de implementar un política de moderación fiscal como en la primera mitad del 2021, China impulsará una política fiscal proactiva y políticas monetarias prudentes, enfocándose en apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas para asegurar el empleo y ayudar a impulsar las inversiones en infraestructura, así como mitigar riesgos en el mercado inmobiliario. La declaración oficial enfatiza que en la nueva etapa de desarrollo económico, China necesita lidiar con cinco grandes desafíos a nivel teórico y práctico. Esto incluye la prosperidad común, la regulación del capital, asegurar el suministro de productos primarios, la prevención de riesgos importantes, y la neutralidad de carbono. El autor cita el ejemplo del crecimiento de los precios de los commodities este año por el cual China debería poner mayor énfasis en asegurar las cadenas de suministro. De otro modo, la dependencia de China de mercados internacionales de bienes primarios como petróleo, mineral de hierro, soja (más del 70%) podría convertirse en un “problema de rinoceronte gris”, haciendo referencia a que sería una amenaza muy probable pero ignorada.

Unidad y diversidad: cómo aborda China los asuntos étnicos
Zhou Ping
Zhou Ping (周平) es profesor del Instituto de Política Étnica de la Universidad de Yunnan e investigador del Instituto de Gobernanza Nacional de la Universidad de Beijing.

La gobernanza de un Estado multiétnico es un desafío global. ¿Cómo aborda el Partido Comunista de China (PCCH) este desafío de construir un país multiétnico unificado con una gran población? Zhou Ping señala que la esencia de la política de integración interétnica en un Estado multiétnico es lidiar con la relación entre los aspectos en común y las diferencias. Para este fin, el PCCH ha adoptado diversas estrategias. Primero, la estrategia de integración institucional. En vísperas de la fundación de la República Popular China, la autonomía étnica regional -la combinación de autonomía étnica y autonomía regional- se estableció como el sistema político del país. Por ejemplo, la Constitución fue revisada en 1982 para ampliar el derecho a la autonomía étnica, y la Ley de Autonomía Étnica Regional se promulgó en 1984 para definir claramente la composición y la autonomía de órganos étnicos autónomos. Este sistema mantiene y garantiza la unidad del poder y del sistema estatal, y satisface las demandas de derechos políticos de las localidades étnicas. En segundo lugar, está la estrategia de integración de políticas. Poco después de la fundación de la República Popular China, el PCCH identificó por primera vez 56 grupos étnicos en toda la nación, y entonces formuló políticas étnicas de manera selectiva, que fueron gradualmente sistematizadas. Esto incluyó políticas relacionadas a la economía, cultura y educación, entre otros. Fueron establecidos mecanismos de trabajo para promover la implementación de políticas étnicas, como la creación de la Comisión de Asuntos Étnicos, la Conferencia Central de Asuntos Étnicos a nivel central, y el Simposio sobre el Trabajo en el Tíbet. Las estrategias de integración institucional y de políticas lograron importantes resultados en la práctica pero, en general, estas estrategias se basan en las particularidades y las diferencias de cada grupo étnico, y es difícil evadir el problema de reforzar las diferencias étnicas y erosionar la unidad nacional. Además, la política étnica se trata esencialmente de dar beneficios, y la utilidad marginal de la integración disminuye. Por lo tanto, la estrategia de integración nacional de promover unidad y cohesión entre grupos étnicos dentro del proyecto nacional chino por medio de una agenda política, se convirtió en una estrategia para armonizar las relaciones étnicas en la nueva era en China.

¿Cómo es la clase obrera de China?
Li Peilin
Li Peilin (李培林) es sociólogo, miembro del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional y miembro de la Academia China de Ciencias Sociales.

En su artículo, Li Peilin señala que la definición y la estructura de la clase obrera china, que fue la fuerza motriz del proceso revolucionario y la construcción socialista, ha experimentado cambios profundos. Después de la fundación de la República Popular China, la clase obrera, que se refiere principalmente a los trabajadores industriales en la manufactura, la construcción y el transporte, así como a los intelectuales entre 1949 y 1978, pasó de ser una clase explotada y oprimida a ser la clase dirigente. Con la aceleración de la industrialización y la urbanización tras la reforma económica, los trabajadores migrantes se han convertido en una nueva fuerza importante de la clase obrera. Entre 1978 y 2019, el tamaño de la clase obrera creció de 180 a 580 millones de personas, y su participación en la población activa china aumentó del 29,5% al 74,9%. El número de trabajadores migrantes subió de los 120 millones en los años 80 a los 298 millones en 2019, representando el 60% de la clase obrera. La cantidad de los trabajadores del sector de servicio (47,4% en 2019) ha superado la de los trabajadores industriales (27,5% en 2019). Al mismo tiempo, el nivel educativo de los trabajadores sigue subiendo. En 2020, el 12,2% de los trabajadores migrantes tuvieron un nivel educativo universitario (programa de tres años, o dàzhuān 大专) o más alto, mientras que esta cifra fue del 5,3% en 2011. Sin embargo, debido al desarrollo económico vertiginoso y la aplicación de las nuevas tecnologías de internet, la brecha de ingresos dentro de la clase obrera está creciendo. Las diferencias entre distintas regiones, industrias y empresas son notables. La proporción de los trabajadores manufactureros ha caído en la última década, sobre todo la de las industrias intensivas en la mano de obra. En 2020, el número de los trabajadores migrantes disminuyó en 5,17 millones respecto a 2019. Además, la contratación de los “trabajadores gig” por las plataformas de internet complican las relaciones laborales. Como la industria manufacturera juega un papel crucial en el desarrollo del país, Li sugiere que el gobierno chino evite una “de-industrialización” prematura, acelere la integración de los trabajadores migrantes en las ciudades, preste atención a la protección de los intereses de los “trabajadores gig” como los de logística y delivery, y mejore las habilidades y los ingresos de la clase obrera.

El origen del socialismo con características chinas y el histórico punto de inflexión de 1978
Long Pingping
Long Pingping (龙平平) es vicepresidente de la Sociedad de Investigación de Pensamiento y Vida de Deng Xiaoping, y ex Vicesecretario General de la Oficina de Investigación Literaria del Comité Central del PCCH.
Liu Guijun
Liu Guijun (刘贵军) es investigador asociado del Instituto de Historia y Literatura del Partido del Comité Central del PCCH.

La Tercera Sesión Plenaria del Undécimo Comité Central del Partido Comunista de China, celebrada hace 43 años del 18 al 22 de diciembre de 1978, fue un punto de inflexión histórico del Partido. Long Pingping y Liu Guijun escriben que en la reunión preparatoria de noviembre del mismo año, Deng Xiaoping propuso en la Conferencia Central del Trabajo (中央工作会议 zhōngyāng gōngzuò huìyì) que utilizaran dos o tres días para discutir el cambio del enfoque del trabajo del partido hacia la modernización socialista, es decir, mirar hacia adelante (向前看 xiàng qián kàn), a partir de 1979. En un principio, la propuesta fue bastante polémica dentro del Partido, y fue enfatizada por el discurso del vicepresidente del PCCH Chen Yun, donde argumentó: “Alcanzar las cuatro modernizaciones es el deseo urgente de todo el Partido y toda la nación, y estoy plenamente de acuerdo con la opinión del Comité Central”, refiriéndose al cambio del enfoque de trabajo del Partido. También señaló que “los problemas dejados por la campaña para criticar a la 'Banda de los cuatro' deben resolverse de manera adecuada. Después del 25 de noviembre, el Partido empezó a transmitir su atención de resolver los problemas históricos a discutir los asuntos prácticos pendientes. Durante el debate sobre los criterios de la verdad y la crítica de los “Dos lo que sea” (两个凡是 liǎng gè fánshì)*, los participantes plantearon asuntos más agudos como ajustar la dirigencia central. A medida que se intensificaba el debate, incluso aparecieron varias declaraciones extremas que atacaban a Mao Zedong y se oponían a los Cuatro Principios Fundamentales del Partido (四项基本原则xì xiàng jīběn yuánzé)*. Con el objetivo de evitar el caos dentro y fuera del Partido, Deng hizo un llamado decisivo de “mirar unidos hacia adelante”, claramente declarando que la bandera del Presidente Mao no debía perderse, porque era "la bandera de todo el Partido, el ejército y el pueblo unido en la revolución, así como la bandera del movimiento comunista internacional". El discurso "Mirar unidos hacia adelante" de Deng unificó el pensamiento del Partido, estabilizó la situación y allanó el camino para la Tercera Sesión Plenaria del Comité Central para lograr el gran punto de inflexión. Este fue el punto de partida del socialismo con características chinas y la reforma y apertura.

*Los "Dos lo que sea" se refiere al argumento "Defenderemos firmemente lo que decida el Presidente Mao, y seguiremos indefectiblemente lo que instruya el Presidente Mao". Fue propuesto en 1976 por Hua Guofeng, presidente del PCCH.

*Los Cuatro Principios Fundamentales del Partido es la línea básica del PCCH, que se refiere a "la perseverancia en el camino socialista, la perseverancia en la dictadura democrática popular, la perseverancia en el liderazgo del Partido Comunista de China, y la perseverancia en el marxismo-leninismo y el pensamiento de Mao Zedong."

Suscríbase a Voces de China. El boletín es publicado cada domingo en inglés, español y portugués.Descargue el PDF de los artículos completos (automáticamente traducidos). El equipo editorial de Dongsheng no necesariamente comparte las opiniones de los artículos.

Siga nuestras redes sociales: