es Voces de China
N° 38 | 27.03.2022
Un tercer prototipo del gran avión de pasajeros C919 desarrollado localmente en China realiza su vuelo inaugural en el Aeropuerto Internacional Pudong de Shanghái. [Foto/COMAC]
¿Por qué China insiste en la política de cero COVID?
Zhang Wenhong
Zhang Wenhong (张文宏) es director del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas bajo el Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y jefe del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Huashan de Shanghái.

Contexto

En el último brote global de COVID-19, se reportaron más de 1.100.000 nuevas infecciones a nivel mundial el 21 de marzo, con más de 60.000 casos confirmados por cada millón de personas. Al mismo tiempo, en China se registraron 2.313 nuevos casos el mismo día, con solo 92 casos confirmados por cada millón de personas. Sin embargo, el gobierno chino sigue insistiendo en la “política dinámica de cero-COVID” para frenar el brote. Zhang Wenhong señala que, aunque la tasa de mortalidad del virus se ha reducido significativamente y la tasa de vacunación ha aumentado gradualmente (87.7%), “esto no es una razón para ‘relajarse’ (躺平tǎng píng)” o ser indiferente a la erradicación del virus. El autor explica las razones por las que China insiste en su política respecto al COVID.

Puntos clave

  • De los 2.266 casos detectados en Shanghái en los últimos seis meses, la mayoría fueron casos importados, el 94% se produjeron en personas vacunadas y solo el 0,1% de los infectados se convirtieron en casos graves. Todavía es posible que uno se infecte después de ser completamente vacunado, pero la tasa de enfermedad grave y mortalidad es más baja que la de la gripe.
  • Ante el último brote de los casos emergentes, los gobiernos locales no están psicológicamente preparados y les faltan recursos sociales para responder de manera adecuada. El levantamiento total de los controles en este momento podría causar tasas de infección masivas en un corto periodo de tiempo, llevando a que los recursos médicos se vean sobrepasados y a que la vida de los pueblos sea extremadamente interrumpida.
  • Un alto porcentaje de ancianos y de personas con enfermedades subyacentes aún no están completamente vacunados debido a la preocupación por los efectos secundarios de la vacuna y, por eso, estos dos grupos serían los más afectados si el virus se propaga ampliamente.
  • Es fundamental que sigamos adoptando la política de “cero COVID” para mantener la ola de transmisión extremadamente rápida de Omicrón en un nivel totalmente manejable, pero esto no significa que vamos a optar por una estrategia de confinamiento o tests masivos a largo plazo.

Resumen

Zhang afirma que no tiene sentido el debate entre la política de “cero COVID” y la de “coexistencia con el virus”. En un futuro cercano, China debería aplicar una estrategia más integral y sostenible en respuesta a la pandemia, que incluya proporcionar la tercera dosis de la vacuna a todos los ancianos, hacer que los medicamentos orales y los kits de autodiagnóstico asequibles estén más al alcance del público en general, aplicar una estrategia más efectiva de diagnóstico y tratamiento jerárquicos y seguir con el proceso de cuarentena en casa.

Disipando el mito del modelo estadounidense para el desarrollo financiero de China
Zhang Yundong
Zhang Yundong(张云东)es ex director de la Oficina de Shenzhen de la Comisión Reguladora de Valores de China

Contexto

La epidemia le dio a China la oportunidad de repensar su sector financiero y su posicionamiento, incluyendo la influencia del neoliberalismo y del modelo financiero de Estados Unidos. Como resultado de la extracción de enormes cantidades de capital por parte de las industrias financiera e inmobiliaria, y pese a las políticas de flexibilización monetaria del banco central en los últimos años, la economía real enfrentó dificultades financieras, lo que en parte resultó en un impulso económico debilitado. Zhang Yundong cree que China necesita desarrollar su propio patrón que no siga ciegamente el modelo financiero estadounidense.

Puntos clave

  • China aún no aprendió las lecciones de la crisis financiera estadounidense de 2008. La financiarización de la economía de China ha sido notable. Después del brote de COVID-19 en 2020, las ganancias netas de los bancos cotizados de China aumentaron un 5,62% interanual en el primer trimestre, mientras que la economía general de China sufrió una caída del 6,8%.
  • En el año 2006, las ganancias de las empresas industriales chinas con ingresos anuales superiores a 20 millones de yuanes fueron 4,8 veces las ganancias de las empresas financieras. En 2019, se redujo a 2. En solo 13 años, la proporción de ganancias de las empresas industriales en la economía en general se redujo, mientras que la de las empresas financieras aumentó significativamente.
  • No es el sector de servicios sino el manufacturero el motor clave del crecimiento económico. Los países de Occidente aplicaron políticas de “desindustrialización” durante los últimos 30 años. En Estados Unidos, esto creó el llamado “cinturón del óxido” (Rust Belt) y una brecha cada vez mayor entre ricos y pobres. Luego del brote de COVID-19 en los países de Occidente, la epidemia fue incontrolable, en parte por su incapacidad para garantizar el suministro de insumos médicos.
  • Las operaciones apalancadas y las operaciones con derivados financieros tienen la mayor probabilidad de riesgo y el mayor impacto negativo. Solo en raras ocasiones los inversores escapan al riesgo de operar con derivados, pese a que repetidamente los gigantes financieros europeos y estadounidenses se vieron muy afectados por las transacciones de derivados.
  • El objetivo fundamental del socialismo es maximizar los intereses de todo el pueblo. A diferencia del capitalismo que maximiza las ganancias, el socialismo requiere que las finanzas sirvan a los intereses de toda la sociedad y de la economía real.

Resumen

Desde el XIX Congreso Nacional, prevenir y resolver los grandes riesgos financieros ha sido catalogado como una de las tres grandes batallas. China debe adherirse al principio de “trabajar para lo mejor, prepararse para lo peor” (底线思维 Dǐxiàn sīwéi) para administrar los servicios financieros para la economía real y mejorar el marco regulatorio para los derivados financieros. En términos de política hacia la inversión extranjera, debería alentar la inversión industrial directa, mientras que tanto la inversión como las transacciones financieras deben administrarse con mayor prudencia. Al mismo tiempo, se debe acelerar el establecimiento de un sistema de seguimiento estadístico y crear planes de contingencia para grandes fluctuaciones y ataques financieros.

La arrogancia de Estados Unidos contra China por la crisis de Ucrania es inaceptable
Li Haidong
Li Haidong(李海东) es profesor en el Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Asuntos Exteriores de China

Contexto

Desde el estallido del conflicto ruso-ucraniano, China medió activamente por una resolución pacífica. El 18 de marzo, el presidente Joe Biden invitó al presidente Xi Jinping a una videollamada, donde Xi propuso una solución china a la crisis de Ucrania. Li Haidong interpreta las declaraciones de Xi y la posición de China en la crisis.

Puntos clave

  • El prolongado conflicto entre Rusia y Ucrania significa que el marco de seguridad europeo y su estructura tienen fallas fatales. Así lo demuestra la agresividad de una nueva OTAN dominada por EE. UU. y su mentalidad de guerra fría.
  • En la llamada con el presidente Biden, la referencia de Xi Jinping a “dejar que el que puso el cascabel al tigre sea quien se lo quite” (解铃还须系铃人 jiě líng hái xū xì líng rén)se refiere al hecho de que Estados Unidos causó la crisis en Ucrania y debería reflexionar sobre cómo resolverla. En cambio, EE. UU. intentó culpar a China y trató de arrastrarla al proceso de la geopolítica de EE. UU. con Rusia. "Se necesitan dos para el tango" (一个巴掌拍不响 yīgè bāzhang pāi bù xiǎng) se refiere al hecho de que tanto EE. UU. como la OTAN deben compartir la responsabilidad de resolver el conflicto entre Rusia y Ucrania.
  • Muchas de las sanciones de EE. UU. contra Rusia y, en consecuencia, contra el resto del mundo, se originan en las leyes internas de EE. UU. Son típicas de la jurisdicción de brazo largo utilizada por los EE. UU., y se apartan del derecho internacional y de los principios básicos en la conducción de las relaciones internacionales.
  • Hace cuatro meses Biden afirmó, en una videollamada con Xi, que Estados Unidos no apoyaba la “independencia de Taiwán” y que no tenía intenciones de involucrarse en los asuntos internos de China. Los viajes recientes de algunos funcionarios estadounidenses a Taiwán para discutir la venta de armas, abogar por el regreso de la isla al sistema de las Naciones Unidas y crear una versión de Asia-Pacífico de la crisis ucraniana, demuestran que el compromiso de EE.UU. de no injerencia es solamente una retórica diplomática.

Resumen

Li Haidong explica que EE. UU. se caracteriza por una miopía a la hora de tratar su relación con China. Estados Unidos está solo enfocado en la ayuda de China para resolver el conflicto ruso-ucraniano. No muestran sinceridad al abordar los temas centrales que preocupan a China, como Taiwán, y carecen de una comprensión pragmática, racional y estratégica de las relaciones entre China y Estados Unidos. Para hacer frente a la crisis de Ucrania, como enfatizó el presidente Xi Jinping, EE. UU. debe abandonar su mentalidad de guerra fría, abstenerse de instigar la confrontación de bloques y crear una arquitectura de seguridad regional verdaderamente equilibrada, eficaz y sostenible para lograr la paz y la seguridad a largo plazo en el continente europeo.

Detrás de la prohibición de Huawei: el ascenso del poder industrial de China
Lu Feng
Lu Feng(路风) es profesor en el Departamento de Economía Política de la Escuela de Gobierno de la Universidad de Beijing

Contexto

El avance de la tecnología 5G de Huawei, prohibida por EE. UU. y sus aliados, generó un consenso en el pueblo chino sobre la innovación tecnológica independiente. Lu Feng rastreó los orígenes de la fuerza impulsora de la innovación en las empresas chinas, es decir, el espíritu industrial chino y presentó el auge y la caída de las industrias de China desde 1949 y el sólido renacimiento en el siglo XXI.

Puntos clave

  • Existen dos objetivos aparentemente contradictorios desde la fundación de la Nueva China: erradicar la pobreza extrema para elevar el nivel de vida de la gente (富民 fù mín) y seguir un camino políticamente independiente para hacer de China un país poderoso (强国 qiáng guó).
  • Los líderes fundadores de China hicieron de la construcción de un país más fuerte su primera prioridad. Desde la década de 1960 hasta finales de la década de 1970, China siguió la estrategia de innovación tecnológica independiente e hizo grandes avances en muchos campos. La exitosa investigación y desarrollo de Dos Bombas, Un Satélite (两弹一星liǎng dàn yì xīng) es un típico ejemplo.
  • Desde finales de la década de 1970, la principal prioridad del gobierno cambió para elevar significativamente el nivel de vida de las personas mediante la implementación de políticas de reforma y apertura. También condujo a un cambio total de la estrategia tecnológica, es decir, abandonar la guía de "autosuficiencia e independencia tecnológica" y empezar a depender de las importaciones para mejorar la tecnología. Ejemplos típicos de esta política fueron la interrupción de la producción de automóviles Hongqi y el Shanghai Y-10. El espíritu industrial chino estaba en decadencia.
  • Durante las décadas de 1980 y 1990, la estrategia tecnológica china podría resumirse como la introducción de tecnologías avanzadas del extranjero, la domesticación de estas tecnologías y el autodesarrollo. Sin embargo, la política resultó en una gran dependencia de China de la tecnología y la experiencia extranjeras, y condujo al fenómeno de "bloqueo de gama baja" de la fabricación china en la cadena de valor global. Por ejemplo, la industria automotriz de China no pudo desarrollar un nuevo modelo de vehículo durante 20 años.
  • El factor clave en el renacimiento del espíritu industrial de China en el siglo XXI fueron las capacidades fundamentales acumuladas durante la fase de autosuficiencia de China (自力更生zì lì gēng shēng). Los orígenes tecnológicos de ZTE y el ascenso meteórico de Huawei se basan en la primera máquina de conmutación de Control de Programa Almacenado (SPC, en inglés). El equipo técnico de conmutación SPC participó en un proyecto de investigación y desarrollo de computadoras centrales dirigido por militares chinos en la década de 1970.
  • China, con su tren de alta velocidad de clase mundial, se convirtió en líder mundial en transporte. Esto fue, más que el resultado de la introducción de tecnología, gracias a la acumulación de 60 años de información en el desarrollo independiente de productos por parte de las industrias ferroviarias y de equipamiento de China.

Resumen

El autor señala que el renacimiento del espíritu industrial chino se basa en sus primeros treinta años (1949-1979) de construir una importante infraestructura para industrializar la nación y dar forma a la cosmovisión del pueblo chino. La Crisis del Estrecho de Taiwán de 1996, manipulada por Estados Unidos, despertó en los pueblos la aspiración de un “país más fuerte”. El ingreso a la Organización Mundial del Comercio le dió un gran impulso económico a China debido al desarrollo del comercio mundial, mientras que también brindó la oportunidad de reflexionar sobre “volverse más rico” en la cadena de suministro global, donde las empresas chinas solo obtienen las ganancias más bajas. El reconocimiento social de la combinación de “volverse más rico y más fuerte” contribuye al renacimiento del espíritu industrial chino del siglo XXI. Los profesionales de la industria se dieron cuenta de que China debe tomar la iniciativa en el desarrollo industrial y tecnológico para competir con los países desarrollados e inspirar el crecimiento de otros países en desarrollo.

La unidad y lucha entre el Partido Comunista de China y el Kuomintang durante la Guerra de Resistencia a la Agresión Japonesa
Jin Chongji
Jin Chongji (金冲及) es ex vicedirector ejecutivo de la Oficina de Investigación de Literatura del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCH)

Contexto

El Incidente Lugouqiao del 7 de julio de 1937 marcó el comienzo de la invasión japonesa a China a gran escala. El Partido Comunista de China (PCCH), representado por Mao Zedong, estableció y defendió firmemente el Frente Único Nacional contra la Agresión Japonesa (抗日民族统一战线 Kàngrì mínzú tǒngyī zhànxiàn) y eventualmente ganó la Guerra de Resistencia a la Agresión Japonesa. En este artículo, Jin Chongji explica cómo el PCCH se unió con el Kuomintang (KMT) para luchar contra Japón desde 1937 hasta 1941, buscando la cooperación en la lucha y aplicando la teoría marxista de crear un frente único ajustado a la realidad de la revolución china.

Puntos clave

  • El 13 de agosto, estalló la Batalla de Shanghái y los invasores japoneses se acercaron a Nanjing, el centro gobernante del KMT; Chiang Kai-shek necesitó urgentemente que el Ejército Rojo liderado por obreros y campesinos comunistas (工农红军gōngnóng hóngjūn) fuera al frente y luchara contra los japoneses.
  • Durante la agresión japonesa, fue el KMT quien intentó destruir al Ejército Rojo al “integrarlo” en sus fuerzas. Mao Zedong, sin embargo, planteó la “independencia dentro del frente único”, insistió en que el Ejército Rojo tuviera una estructura política independiente y exigió la publicación de una declaración de cooperación entre el PCCH y el KMT que afirmó el estado legal de los comunistas. De esta manera, se logró la cooperación entre ambos lados.
  • Después de octubre de 1938, la ofensiva japonesa se desaceleró y Chiang Kai-shek provocó más agresión contra los comunistas, incluyendo la “masacre de Pingjiang”, en la que los corresponsales del Nuevo Cuarto Ejército fueron asesinados y las bases revolucionarias en Shanxi y Hebei fueron atacadas agresivamente. Mao Zedong explicó la actitud del Partido Comunista diciendo que “si la gente no me ofende, tampoco la ofenderé; si me ofende, la ofenderé”.
  • El 11 de marzo de 1940, Mao Zedong afirmó en su informe “Problemas tácticos actuales en el Frente Único Antijaponés”: “La lucha es el medio y la unidad es el objetivo.” Esto fue una guía clara para el Partido Comunista a la hora de manejar las relaciones complicadas con el Kuomintang.
  • En enero de 1941, el Kuomintang produjo el Incidente de Anhui del Sur que causó 7.000 bajas al Nuevo Cuarto Ejército, generando una gran indignación y fuertes condenas dentro del Partido Comunista, el público del país y la comunidad internacional. Chiang Kai-shek se comprometió en público a “no oprimir a los comunistas” y estos decidieron no contrarrestar con una ofensiva militar.

Resumen

El establecimiento del Frente Único Nacional contra la Agresión Japonesa estuvo lleno de contradicciones. La experiencia del Incidente de Anhui del Sur hizo que el PCCH se diera cuenta de la importancia vital de “ganarle a los centristas”. Con el objetivo de luchar contra los invasores japoneses, e incluso frente a los asesinatos cometidos por el KMT, el PCCH insistió en una lucha “razonable, favorable y moderada”. Los esfuerzos arduos del PCCH evitaron una división entre los dos partidos y una guerra civil, y ganaron el apoyo de la mayoría del pueblo, lo que finalmente condujo a la victoria de la Guerra de Resistencia contra Japón y de la Guerra de Liberación (解放战争 jiěfàng zhànzhēng).

(Voces de China continuará interpretando el contexto histórico y la lógica del desarrollo de la sinización del marxismo)

Suscríbase a Voces de China. El boletín es publicado cada domingo en inglés, español y portugués.Descargue el PDF de los artículos completos (automáticamente traducidos). El equipo editorial de Dongsheng no necesariamente comparte las opiniones de los artículos.

Siga nuestras redes sociales: