es Voces de China
N° 56 | 14.08.2022
Nancy Pelosi se reunió con la líder regional Tsai Ing-wen en su visita a Taiwán. [Profimedia]
Cómo la visita de Pelosi a Taiwán permite que China redefina las reglas del juego
Míng Jīnwéi (明金维)
Ming Jinwei trabajó como corresponsal internacional para la Agencia de Noticias Xinhua en El Cairo, la principal sucursal en Medio Oriente, y como subdirector de la Oficina de Finanzas del Departamento Internacional (2008). Después de dejar Xinhua, el autor se convirtió en un famoso blogger bajo el nombre de “Tío Ming” (明叔) que goza de buena popularidad en las redes sociales de China.

Contexto:

Recientemente, Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes y la tercera política más poderosa de Estados Unidos, visitó Taiwán a pesar de la fuerte oposición y las múltiples advertencias de China. Sin embargo, Ming Jinwei cree que la visita de Pelosi, cuyo objetivo era impulsar el movimiento separatista de Taiwán, es una oportunidad que permite a China redefinir las reglas del juego como respuesta legítima a la agresión de Estados Unidos y acelerar el proceso de reunificación nacional.

Puntos clave:

  • El Ejército Popular de Liberación (EPL) tenía toda la capacidad para derribar el avión de Pelosi; pero si el avión hubiera sido derribado, la consecuencia hubiera sido un conflicto militar directo entre Estados Unidos y China y esto podría haber llevado a la Tercera Guerra Mundial. El objetivo tanto del EPL como de la República Popular de China es, primero y principal, la reunificación de China sin entrar en guerra con Estados Unidos. China solo enfrentará militarmente a Estados Unidos cuando éste utilice la fuerza para detener la unificación de China.
  • Permitir que el avión de Pelosi aterrice en Taiwán también demostró que el objetivo de China no era detener su visita a todo costo, sino ganar una posición estratégica más favorable en la lucha militar contra el movimiento separatista de Taiwán. La respuesta de China a la visita es análoga a su reacción al llamado evento de nacionalización de las Islas Diaoyu por parte de Japón en 2012. En esa situación, la estrategia de China no fue apoderarse de las islas inmediatamente y provocar una guerra con Japón. En su lugar, China optó por una respuesta dilatada pero más persistente, que fue enviar barcos de la Guardia Costera a patrullar regularmente las aguas territoriales de las Islas Diaoyu. Usando esta estrategia, China ha accedido frecuentemente a las 12 millas náuticas que circundan las islas y ha defendido su derecho a la soberanía.
  • Desde el momento en que Pelosi puso un pie en territorio chino (la provincia de Taiwán), cambiaron las reglas del juego: la llamada “línea media del estrecho de Taiwán” fue eliminada, como indican las seis áreas marcadas por las maniobras militares del EPL. Ante la creciente connivencia entre Estados Unidos y el movimiento separatista de Taiwán, China finalmente decidió romper el acuerdo tácito y su moderación respecto a la “línea media”.
  • La unificación de China con Taiwán es uno de sus objetivos estratégicos, mientras que Estados Unidos utiliza al movimiento separatista para perturbar y socavar la velocidad del desarrollo de China. Esto implica que la determinación estratégica y los recursos que China y Estados Unidos pueden dedicar a la cuestión no son del mismo orden de magnitud. Por lo tanto, si una de las partes es un “tigre de papel”, debería ser Estados Unidos.
  • Para resolver la cuestión de Taiwán de una vez por todas, el gobierno central debe elegir el momento más adecuado para promover los intereses nacionales de China. Puede que muchos chinos se sientan asfixiados durante este periodo de espera, pero esta no es la primera vez que el gobierno central ha tenido que esperar su tiempo para implementar la mejor opción estratégica. En 2019, durante las olas violentas en Hong Kong, muchos clamaron por “medidas drásticas”. En lugar de eso, el gobierno central introdujo la “Ley de Seguridad Nacional”, cuya implementación tomó casi un año pero fue una respuesta estratégica definitivamente mucho más eficaz. Gracias a la imprudente visita de Pelosi, China ha conseguido un impulso histórico para redefinir las reglas del juego en la lucha por la reunificación.
Tres lecciones de la visita de Pelosi a Taiwán
Huáyǔ Think Tank (华语智库)
El think tank Huayu, fundado en febrero de 2017, ha reunido más de 160 expertos y académicos de alto nivel procedentes de medios de comunicación, especialmente de la Agencia de Noticias Xinhua, los departamentos militares y el servicio diplomático de la República Popular de China, institutos de investigación, universidades clave, entre otros. Desde su creación, Huayu ha luchado con conciencia por salvaguardar los intereses nacionales de China y ha tenido un impacto positivo en la sociedad.

Contexto:

A raíz de la visita de Pelosi a Taiwán, los autores del artículo han identificado tres puntos clave a los que China debería prestar atención a la hora de conformar su estrategia de reunificación con Taiwán y, especialmente, su actitud frente la injerencia estadounidense.

Puntos clave:

  • En primer lugar, el hecho de que Pelosi visitara Taiwán a pesar de las repetidas y severas protestas y las serias advertencias de China, indica que el país asiático aún no cuenta con suficiente poder de persuasión a los ojos de Estados Unidos. Esta visita ha violado seriamente los intereses fundamentales de China y el país debe determinar con calma su respuesta estratégica de represalia.
  • En segundo lugar, la visita de Pelosi prueba que Estados Unidos puede estar dispuesto a ir a la guerra con China por la cuestión de Taiwán. Mientras que Estados Unidos ha decidido no participar militarmente de forma directa en el conflicto ruso-ucraniano por el riesgo de guerra nuclear, algunos dicen que el país teme un conflicto militar directo con otras potencias nucleares. Por lo tanto, no desafiará militarmente a China para defender a Taiwán. Los autores plantean que este razonamiento es peligroso y podría paralizar la preparación de China para el combate. China debe prepararse para hacer frente a la hostilidad estadounidense, como lo hizo en la Guerra de Corea al resistir la alianza de agresión liderada por Estados Unidos. El interés fundamental de Estados Unidos es la hegemonía global y China es el único país que tiene el potencial de desafiarlo en todos los frentes. Entonces, el futuro depara una creciente provocación hacia China por parte de Estados Unidos, y un grupo de aliados lo seguirán en ese peligroso camino.
  • En tercer lugar, a medida que el juego estratégico entre China y Estados Unidos se profundiza en todas las direcciones y escala a niveles más altos con el paso del tiempo, la posibilidad de una reunificación pacífica se reduce drásticamente. La visita de Pelosi a Taiwán dejó en claro que resolver la “cuestión separatista de Taiwán” dependerá, en última instancia, de la fuerza militar, una decisión que no puede ser pospuesta por mucho tiempo. Estados Unidos ha forzado a China a actuar antes de tiempo y, a través de su injerencia directa sobre la soberanía china, ha dictado el camino militar para la reunificación.

Suscríbase a Voces de China. El boletín es publicado cada domingo en inglés, español y portugués.Descargue el PDF de los artículos completos (automáticamente traducidos). El equipo editorial de Dongsheng no necesariamente comparte las opiniones de los artículos.

Siga nuestras redes sociales: