es Voces de China
N° 10 | 29.08.2021
Para lograr la “prosperidad común”, China debe tomar medidas para construir un Estado de Bienestar con características chinas
Cai Fang
Cai Fang (蔡昉) es economista, miembro del Comité de Política Monetaria del Banco Popular de China y Especialista en Jefe del Think Tank Nacional de Alto Nivel de la Academia China de Ciencias Sociales.
Xi Jinping hizo énfasis en el concepto de “prosperidad común” (共同富裕 gòngtóng fùyù) y propuso la estrategia para lograrla en una reunión de la Comisión Central de Asuntos Financieros y Económicos el 17 de agosto. Xi señaló que “la prosperidad común es un requisito esencial del socialismo y una característica clave de la modernización al estilo chino.” Cai Fang sostiene que para lograr avances hacia la prosperidad común se deben trabajar tres aspectos. Primero, como el desarrollo debe ser la clave para hacer la “torta” más grande, el crecimiento económico se tiene que mantener a un nivel razonable. Al mismo tiempo, con un coeficiente de Gini que todavía oscila alrededor del 0,46, la distribución del ingreso debe ser ajustada con la redistribución. El segundo aspecto es promover la movilidad social ascendente y aumentar la población de clase media. Esto requiere esfuerzos para aumentar aún más los ingresos de la población rural que acaba de salir de la pobreza y asegurar que los trabajadores migrantes tengan acceso a los mismos servicios públicos básicos y prestaciones de seguridad social que los residentes urbanos. Tercero, para alcanzar una cobertura completa e igualitaria de servicios sociales en 2035, China debe construir un Estado de Bienestar Socialista a través de gastos públicos más altos.
¿Cuán severa es la desigualdad de ingresos en China en un contexto global?
Ren Zeping
Ren Zeping (任泽平) es Economista en Jefe en la financiera Soochow Securities y director antiguo del Instituto de Investigación Evergrande.
El rápido desarrollo económico de China ha dado lugar no solo a la acumulación de riqueza nacional, sino también a la creciente desigualdad de ingresos, lo que induce al gobierno chino a enfocarse enla prosperidad común, priorizando la equidad por encima de la eficiencia, la prioridad del pasado. En este informe con abundantes datos, Ren Zeping señala que aunque la desigualdad salarial en China se ha reducido en los últimos años, la brecha de riqueza se ha ampliado significativamente. En particular, la tasa decreciente de movilidad social de China aumenta el riesgo de “solidificación de clases” (阶层固化 jiēcéng gùhuà), un término que refleja que el rendimiento individual está altamente determinado por el punto de partida de vida. También explica que la pandemia ha agudizado la desigualdad mundial al peor nivel, citando un informe de investigación de Credit Suisse: el 12,2% de la población adulta mundial posee un asombroso 84,9% de la riqueza mundial total. En comparación con el resto del mundo, la brecha de ingresos de China está a un nivel moderadamente alto; su coeficiente de Gini, aunque en descenso, también está por encima de la línea de advertencia de desigualdad del 0,4; su brecha de riqueza está a un nivel medio bajo, mucho más baja que la de Brasil, Rusia, Estados Unidos, la India y Alemania, pero en crecimiento rápido. Esta es la razón por la que China ha tomado medidas para regular las industrias como bienes raíces, finanzas, internet, y tutorías privadas, las cuales han impuesto presión a los ingresos familiares y aumentado el costo de la economía real.
¿Tiene el pueblo tibetano libertad religiosa? Los puntos de vista del Buda Viviente Koondhor
Tulku Koondhor
Tulku Koondhor (谢文·根多活佛)tenía solo cuatro años cuando se reencarnó como Buda Viviente en Qamdo, en el este del Tíbet, en 1956. Tres años después, se fue de allí y finalmente se estableció en Suiza en los años 70. En 2011, regresó a China.
En una entrevista con Liu Xin de China Global Television Network (CGTN) en ocasión del 70º aniversario de la liberación pacífica de Tíbet, Tulku Koondhor habla sobre su regreso a China después de vivir en el extranjero durante 55 años. Describe cómo se han mejorado las condiciones de vida del Tíbet y otras partes de China, que incluso han superado a Occidente en algunos aspectos. Por ejemplo, dice que al volver estaba “sorprendido y orgulloso” del sistema de seguro médico de China y lo comparó con el sistema de salud estadounidense, que según él sirve a la burguesía en lugar del público general. Koondhor también menciona los medios de comunicación extranjeros y sus críticas sobre la política china en torno a la libertad religiosa, afirmando que estos editores son instigados por fuerzas hostiles anti-China en el extranjero, que están apasionadas de provocar a China: “Aunque nuestro país haga un buen trabajo, ellos no van a parar.” De hecho, Koondhor aprecia la política religiosa de China para proteger la libertad religiosa en todo el país. Afirma que, junto con promover la cultura budista, el gobierno ha invertido una cantidad considerable de dinero en la construcción de nuevos colegios budistas y la formación de discípulos y educadores de Sutra. Además, en julio de 2016, más de 100 mil personas participaron en el ritual de instrucciones de Kalachakra celebrado por el 11º Panchen Lama en Xigaze, Tíbet. La enorme concurrencia, según Tulku Koondhor, es prueba de la libertad religiosa en China.
El impacto de la pandemia en las perspectivas del crecimiento chino
Yu Yongding
Yu Yongding (余永定) es un economista que sirvió en el Comité de Política Monetaria del Banco Popular de China entre 2004 y 2006. Fue director del Instituto de Economía y Política de la Ac<1ademia China de Ciencias Sociales.
En el segundo trimestre de 2021, el PIB de China aumentó en un 7,9% respecto al año pasado. Este fue un rendimiento relativamente fuerte, sobre todo teniendo en cuenta los efectos duraderos de la pandemia del COVID-19 en la economía global. Según Yu Yongdong, para China, sin embargo, supone una decepción ya que los economistas habían estimado un crecimiento del 8,2% en este periodo. Las autoridades implementaron políticas fiscales y monetarias de expansión al principio de la pandemia, pero pronto las sustituyeron por recortes, debido al miedo a la inflación y a riesgos financieros compuestos. En la actualidad, la desaceleración económica se ha convertido en un desafío que debe ser reparado. Se espera que se implemente una política macroeconómica más expansionista, para contrarrestar el impacto económico de la pandemia. Sin embargo, no bastaría con un solo cambio político. Dado que falta mucho para terminar la lucha contra el COVID-19, el gobierno chino todavía tiene que encontrar una combinación de políticas adecuada para mantener un crecimiento económico sano en la segunda mitad del 2021 y más allá.
100 años de PCCH: el desarrollo de la ideología mainstream* de las películas chinas
Zhou Xing
Zhou Xing (周星) es profesor de la Escuela de Arte y Comunicación de la Universidad Normal de Beijing y miembro del Comité Nacional de Revisión de Películas (电影审查委员会). Qiao Jieqiong (乔洁琼) es viceprofesora del Colegio de Comunicación de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Qingdao.
Este artículo hace un resumen de las cuatro etapas del desarrollo de la ideología mainstream de las películas chinas desde la fundación del Partido Comunista de China (PCCH) hace 100 años. La primera etapa, “películas pre-mainstream” (前主流电影 qián zhǔliú diànyǐng), inició en los años 30 cuando el PCCH grababa películas progresistas como “Ángel de la Calle” (1937) para dar voz a la clase obrera, criticar a las autoridades, e indicar la dirección política. Después de la fundación de la República Popular de China en 1949, las películas como “El Destacamento Rojo de Mujeres” (1960) servían ante todo a la ideología política bajo el sistema de filmación estatal. En 1987, siguiendo la apertura económica, la autoridad cinematográfica comenzó a utilizar el término de “películas de melodía principal” (主旋律电影 zhǔxuánlǜ diànyǐng) para alentar a los productores de películas a integrar la ideología socialista mainstream en la cultura popular. Sin embargo, debido a la falta de diversidad, el atractivo estético limitado y un flujo de películas comerciales que competían por la atención de los aficionados al cine, las “películas de melodía principal” no lograron satisfacer las necesidades de la audiencia. Con el desarrollo rápido de la industria cinematográfica desde 2001, las “películas mainstream” (主流电影 zhǔliú diànyǐng) rompieron récords taquilleros, integrando la narrativa y las técnicas de rodaje utilizados en las películas comerciales con el espíritu socialista y los valores tradicionales chinos. La película bélica “Asamblea” (2007), por ejemplo, destaca el valor del individuo además de promover el patriotismo. Hoy en día, las “nuevas películas mainstream” (新主流电影 xīn zhǔliú diànyǐng) han regresado a las “estéticas políticas” de los años 30 a la hora de contar las historias chinas de la nueva era. Por ejemplo, el éxito de taquilla de ciencia ficción “La Tierra Errante” (2019) ilustra el concepto de construir “una comunidad con un futuro compartido para la humanidad” (人类命运共同体rénlèi mìngyùn gòngtóngtǐ) y se convirtió en un fenómeno cultural a nivel mundial. *películas mainstream en el contexto chino son aquellas que conjugan los valores socialistas con la cultura popular.

Suscríbase a Voces de China. El boletín es publicado cada domingo en inglés, español y portugués.Descargue el PDF de los artículos completos (automáticamente traducidos). El equipo editorial de Dongsheng no necesariamente comparte las opiniones de los artículos.

Siga nuestras redes sociales: