es Voces de China
N° 50 | 03.07.2022
África, un continente en ascenso, se espera que profundice su compromiso con la visión de China y la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI). [CGTN]

Queridos/as lectores/as,

Voces de China ha regresado. De ahora en adelante, publicaremos dos artículos por semana en un formato similar al que siempre hemos usado. Esta semana, y de forma excepcional, tenemos un resumen más largo de un debate entre académicos sobre la presencia de China en África, con sus avances, contradicciones y potencialidades.

Esperamos que disfruten los cambios.

—Colectivo Editorial Dongsheng

Los impactos del conflicto ruso-ucraniano en la economía mundial
Ding Yifan
Ding Yifan (丁一凡) es investigador senior del Taihe Think Tank y del Instituto de Desarrollo Mundial del Centro de Investigación para el Desarrollo del Consejo de Estado. Ha publicado siete libros sobre la globalización económica, el Euro, economía en general, la crisis financiera internacional, la hegemonía de Estados Unidos, la hegemonía del dólar y la crisis de deuda europea. Editó 权力20讲 (Veinte lecturas sobre el poder), publicó docenas de artículos académicos y cientos de artículos en varios periódicos y revistas internacionales y contribuyó a trabajos internacionales sobre desarrollo, tasas de cambio, protección ambiental, comercio internacional, etc.

Contexto:

El conflicto entre Rusia y Ucrania tiene un tremendo impacto en la economía mundial. A medida que aumentan los precios mundiales de la energía y los alimentos, la inflación permanece alta en Estados Unidos, Europa y otros países europeos, lo que puede desembocar en una crisis financiera. Las sanciones occidentales contra Rusia han dañado su economía pero no lograron destruirla. El aumento en los precios de la energía después del conflicto han incrementado tanto los ingresos de divisas como los ingresos del gobierno ruso. A su vez, la capacidad militar de Rusia no ha sido muy afectada desde el punto de vista de la financiación de la guerra.

Puntos clave:

  • En el corto plazo, las industrias militares y de energía de Estados Unidos se vieron altamente beneficiadas por el conflicto ruso-ucraniano, pero los impactos negativos para el país serán en el mediano y largo plazo. Estados Unidos confiscó y congeló los activos rusos, censuró todas las opiniones prorrusas y silenció las voces críticas como las que promueven “No a la nueva Guerra Fría”, exponiendo así la verdadera naturaleza fascista de Estados Unidos.
  • Los países europeos tienen una falsa superioridad moral respecto del conflicto ruso-ucraniano. Sin embargo, si el conflicto se prolonga, Europa puede convertirse en el mayor perdedor. La Unión Europea perdería su acceso a energía barata y su reputación como un lugar seguro donde invertir, cayendo en una era de malestar social causada por crisis financieras y de refugiados.
  • A la larga, el conflicto remodelará el panorama económico mundial. Estados Unidos expulsó a Rusia del sistema SWIFT, privandola de transacciones financieras claves. Pero Rusia tomó represalias y exigió a Occidente liquidar las compras de energía rusa en rublos, lo que devolvió al rublo su valor de cambio previo al conflicto y fortaleció la percepción de estabilidad de esa moneda.
  • Estados Unidos le pidió a otros países que implementen sanciones contra Rusia y amenazó con imponer “sanciones secundarias” a los países que no cooperaran. Los países de Medio Oriente tienen grandes activos en dólares pero también tienen fuertes lazos económicos y comerciales con Rusia, de donde importan más del 80% de sus alimentos. Estados Unidos no puede imponer las sanciones como quisiera.
  • El comercio entre Rusia y China se liquida en moneda local desde hace un largo tiempo y los volúmenes de comercio continúan creciendo. Para contrarrestar la “nueva Guerra Fría” de Occidente, Rusia invitaría a compañías chinas a participar en el desarrollo energético de Siberia y otras regiones y aceptaría los yuanes chinos como moneda de inversión.

Resumen:

La situación internacional entre China, Estados Unidos y Rusia ha tomado más importancia por el conflicto en Ucrania. Para aislar a China y Rusia, Estados Unidos se alejará de la globalización económica e intentará establecer nuevos grupos económicos con sus aliados. Esto reducirá el comercio a nivel global y llevará a pérdidas para las corporaciones multinacionales, aumentos de deuda gubernamental y estanflación. Cada vez más, los países en desarrollo necesitan inversiones y asistencia de China para industrializarse en lugar de bienes manufacturados de alta gama de los países desarrollados. Occidente también intensificará su competencia con China y otros países emergentes por el mercado asiático, africano y latinoamericano, es decir que la próxima competencia entre potencias cambiará el foco hacia los países de la Nueva Ruta de la Seda.

El déficit cognitivo y el reposicionamiento estratégico de las relaciones sino-africanas
Beijing Cultural Review (BCR)
Beijing Cultural Review es una revista que se inició en 2008 con la “reconstrucción cultural” como objetivo, y dedicada a reorientar y revitalizar la cultura y los valores chinos en tiempos de cambio del orden global, explorar el nuevo sistema ético y moral de China y promover el desarrollo de la civilización humana. Esta publicación se ha convertido en una de las plataformas de vanguardia para intelectuales y profesionales chinos donde compartir sus ideas sobre los proyectos socialistas en China y en el mundo.
Asociación de Investigación Científica del Sistema Euroasiático (ESSRA)
Lanzada en abril de 2009, ESSRA (por su sigla en inglés) es una organización académica nacional conformada por expertos y académicos involucrados en la investigación científica del sistema euroasiático. Su propósito es promover la investigación, compilar y absorber los recursos innovadores del mundo, y hacer importantes contribuciones para mejorar de forma sistemática las capacidades de innovación de China.

Contexto:

Luego de que Rusia lanzó su operación militar especial contra Ucrania el 24 de febrero, las amplias sanciones contra Rusia sumieron al sistema internacional, surgido tras la Segunda Guerra Mundial, en una crisis sin precedentes. China enfrenta el gran desafío de reposicionarse por fuera del sistema internacional liderado por Estados Unidos y unirse a los países en desarrollo para construir un nuevo sistema internacional de desarrollo común, igualdad y beneficio mutuo. El conflicto ruso-ucraniano también está impulsando a la geopolítica africana hacia la arena de competencia de las grandes potencias y transformando profundamente las relaciones entre China y África.

En este contexto, el 27 de mayo de 2022, BCR y ESSRA organizaron el seminario Crisis de Ucrania y Cuestiones Africanas en el Nuevo Sistema Internacional, en el cual expertos en asuntos africanos discutieron sobre tres temas principales: África en el conflicto ruso-ucraniano y la competencia de grandes potencias, el “déficit cognitivo” y el reposicionamiento estratégico de las relaciones chino-africanas, y el giro africano para la construcción de un nuevo sistema internacional. Estos ejes describieron la importancia de un mayor desarrollo de China y el alineamiento de su estrategia hacia África.

Puntos clave:

1. África en el conflicto ruso-ucraniano y la competencia de grandes potencias

Li Xiaoyun (Decano y profesor de Artes Liberales en la Universidad Agrícola de China):

La dirección actual y futura del escenario geopolítico de África durante esta gran reestructuración del mundo unipolar está caracterizada por los siguientes puntos.

  • África mantiene buenos vínculos con China, Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y otros países y regiones, pero no ha entrado aún en el centro de competencia entre potencias.
  • África tiende a mantener competidores externos diversos, pero necesita “tomar partido” en el futuro, aumentando el apalancamiento de sus recursos y las posibilidades para aprovechar la situación geopolítica.

Zhang Hongming (Investigador del Instituto de Estudios Africanos y de Asia Occidental de la Academia China de Ciencias Sociales):

  • El juego geopolítico actual ya ha reemplazado la diversidad de poderes externos en el continente.
  • Estados Unidos fortalecerá las relaciones con países clave para mejorar su panorama estratégico y lograr sus objetivos estratégicos en África. Dado que la competencia entre China y EE. UU. en África se ha vuelto más clara, este es el mejor momento para poner a prueba las relaciones chino-africanas.

Zheng Yu (Profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales y Asuntos Públicos de la Universidad de Fudan):

  • El conflicto ruso-ucraniano reforzó la rivalidad de las grandes potencias en África, lo que podría hacer que China se vuelva más hacia el Tercer Mundo en medio de las crecientes tensiones con Occidente, liderado por Estados Unidos. El conflicto también aumentó la fuerza centrípeta de Occidente en su conjunto y desplazó el comercio mundial hacia bloques comerciales regionales.
  • Europa y China han acelerado sus estrategias económicas y comerciales en África. En términos de volumen comercial, China está alcanzando al mayor socio comercial de África, Europa, y superó con creces a Estados Unidos. Las estrategias de EE. UU. y la UE no han logrado los resultados esperados y China se encuentra ante una importante ventana estratégica en la que actuar.

2. El déficit cognitivo y el reposicionamiento estratégico de las relaciones sino-africanas

Shu Zhan (Director del Centro de Estudios Africanos del Instituto de Estudios Internacionales de China):

  • Respecto a África, el “punto muerto” estratégico entre China, Europa y Estados Unidos se ha extendido por un largo tiempo. Pero el pueblo chino necesita profundizar su comprensión de la asociación sino-africana para conocer las necesidades estratégicas tanto de China como de África. Solo de esta manera las relaciones encontrarán la dirección correcta.

Li Xiaoyun (Decano y profesor de Artes Liberales en la Universidad Agrícola de China):

  • Respecto a la cooperación sino-africana, en los años 60 se dió el primer paso con el desarrollo de la estrecha hermandad de naciones; el segundo paso fue una profundización de la amistad sino-africana a principios de los 80; y el tercer paso es el actual desarrollo de la asociación comercial y social. África aún se encuentra en un nivel donde el desarrollo económico es una prioridad. Las inversiones, el comercio y los paquetes de ayuda de China aún son cruciales para sostener la relación positiva con África.
  • En cuanto a las preocupaciones por una posible insensibilidad cultural por parte de China, con especial énfasis en las relaciones económicas con África, el país asiático es visto ampliamente como una “nueva potencia rica” en el continente. Sin embargo, no podemos abandonar el rol fundamental de nuestros “hermanas y hermanos africanos” en la diplomacia china. Aún más importante, necesitamos tratar a África como un verdadero “socio estratégico para el desarrollo”.

Zhang Chun (Investigador del Centro de Estudios Africanos de la Universidad de Yunnan):

  • Hay dos percepciones de la cooperación sino-africana que necesitan ser revisadas: primero, la importancia estratégica de los países en desarrollo como una parte integral de la diplomacia china ha sido revivida por la manera en que Occidente, liderado por Estados Unidos, maneja y responde a los cambios de poder internacional; segundo, no existen análisis adecuados sobre los beneficios de la Iniciativa de la Franja y la Ruta para África y eso necesita ser remediado.
  • La importancia estratégica de China para las necesidades africanas debe ser mejorada, incluyendo el marco estratégico actual basado en el Foro para la Cooperación entre China y África, el nivel de políticas sino-africanas y nuevos puntos de crecimiento para el comercio.

Yan Hailong (Profesor del Instituto de Estudios Avanzados en Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad de Tsinghua):

  • Los objetivos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta están determinados por los países participantes, pero al mismo tiempo sus incertidumbres deben ser reconocidas. Aquellos que critican la Iniciativa no han considerado la realidad de que China y el resto de los países atraviesan un proceso de aprendizaje por las grandes diferencias culturales y la limitada exposición de la implementación del pre-proyecto.
  • Con el crecimiento masivo del comercio bilateral y el influjo de capital privado dentro de la Iniciativa, China y las compañías chinas deben continuar aprendiendo y adaptándose, y considerar los objetivos sociales y ambientales de los países participantes, además de los objetivos económicos.

3. El giro de África para construir un nuevo sistema internacional

Zheng Yu (Profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales y Asuntos Públicos de la Universidad de Fudan):

  • El comercio de China con los países de la Iniciativa de la Franja y la Ruta está creciendo rápidamente. Para reducir los riesgos geopolíticos, promover los estándares de infraestructura de China e integrar su capacidad de producción con la industrialización africana, el país debe aprovechar esta ventana de tiempo para establecer un Acuerdo de Libre Comercio entre China y África (FTA), con una importancia estratégica, geopolítica y económica.

Xu Xiangping (Presidente del Consejo de Promoción Económica y Comercial entre China y África de la provincia de Hunan):

  • Actualmente, Hunan está promoviendo la cooperación práctica con África en economía y comercio y llevando adelante pruebas piloto de liquidaciones en moneda local.
  • En vista de las dificultades actuales, deberían hacerse más esfuerzos para establecer y mejorar diez mecanismos a largo plazo de operación, arbitraje, apoyo financiero, logística y prevención de riesgos entre otras áreas para la cooperación económica y comercial entre China y África.

Wang Luo (Directora del Instituto de Cooperación para el Desarrollo Internacional del Instituto de Investigación del Ministro de Comercio):

  • La cooperación económica y comercial entre China y África se ha debilitado en los últimos años debido a los problemas de comunicación y los mecanismos para compartir información entre las partes interesadas a nivel nacional. Los “cuellos de botella” y las barreras institucionales encontradas por los departamentos de gobierno al guiar la cooperación de las empresas con África no han sido resueltas oportunamente, generando problemas más profundos. Debe fortalecerse la construcción de asociaciones entre los sectores más relevantes, como el gobierno, las empresas, las ONGs y las instituciones de investigación.

Xu Xiuli (Profesora de la Facultad de Humanidades y Estudios del Desarrollo de la Universidad Agrícola de China):

  • Cómo innovar en la cadena de suministro global de bienes públicos y sus mecanismos de gobernanza se ha convertido en un desafío clave. China debería dar un paso adelante y elevar la cooperación para el desarrollo con África a un nuevo paradigma de gobernanza global para el desarrollo, proveyendo nuevos mecanismos y soluciones para los problemas de desarrollo y reducción de la pobreza para la mayoría de los países en desarrollo y poblaciones a nivel de base en todo el mundo.

Hailong Yan (Profesora del Instituto de Estudios Avanzados en Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad de Tsinghua):

  • Bajo la teoría del sistema mundial de Wallerstein y el modelo de dependencia de desarrollo, los proyectos en infraestructura y las inversiones de China en el extranjero no han causado una desindustrialización local, sino que han estado alineadas con los objetivos de desarrollo de los países participantes. Así, la Iniciativa de la Franja y la Ruta ha facilitado el pase de los países periféricos a semiperiféricos, ha mitigado los efectos inequitativos del neoliberalismo tanto como ha sido posible y ha permitido a China reducir relativamente el carácter periférico de su propia economía.

Liu Haifang (Profesora asociada de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Beijing):

  • China es actualmente el país con más influencia en África gracias a sus destacadas contribuciones para la construcción de infraestructura y la industria, pero Estados Unidos aún es considerado el mejor modelo de desarrollo para África. Esto muestra que China necesita mejorar su poder blando y que debería enfocarse en estudiar y comprender las aspiraciones africanas para un desarrollo autónomo e independiente y elevar su conciencia de la posición estratégica de África. Con una práctica más refinada y profunda de cooperación de beneficio mutuo, el poder blando se fortalecerá naturalmente.

Resumen:

China y África tienen mucho en común respecto al camino de desarrollo ideológico. Sin embargo, no se ha gestionado de forma suficiente la relación entre China y África, lo que ha llevado a una comprensión limitada de las necesidades reales de África y a un comercio y otras formas de ayuda ineficientes. No se han alineado las políticas domésticas de África con el juego libre de las fuerzas del mercado, causando malas conductas de las empresas y entidades chinas en ese continente y haciendo peligrar sus objetivos nacionales estratégicos. No se ha manejado adecuadamente la relación entre China y otros países importantes fuera de África, subestimando la interrupción, la represión e incluso la contención de los Estados Unidos y sus aliados. Esto ha afectado profundamente el buen desarrollo de la cooperación sino-africana.

Las actividades de China en África, e incluso el desarrollo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, son frecuentemente blanco de las interpretaciones distorsionadas y el escrutinio de Occidente. No se ha garantizado un liderazgo cultural fuerte en el exterior, y eso nos obliga a construir rápidamente un marco sistemático de narrativas para la investigación y práctica en temas africanos en el futuro. En la práctica, necesitamos enfocarnos en medidas concretas que alineen los objetivos de la Iniciativa con las necesidades y agendas de desarrollo de los países africanos.

Suscríbase a Voces de China. El boletín es publicado cada domingo en inglés, español y portugués.Descargue el PDF de los artículos completos (automáticamente traducidos). El equipo editorial de Dongsheng no necesariamente comparte las opiniones de los artículos.

Siga nuestras redes sociales: